Elogio del olvido

Todos nos quejamos de nuestra memoria y de lo fácil que olvidamos. De hecho, el olvido se asocia con uno de los grandes azotes de nuestro tiempo: el Alzheimer. Además,  la memoria, está íntimamente relacionada con la formación de la identidad de las personas y de las naciones. No es extraño que el recuerdo de la historia de las naciones sea siempre un aspecto político conflictivo.

Sin embargo, ¿qué pasaría si pudiéramos recordar cada detalle de nuestras vidas? ¿Si, por ejemplo, cada objeto de nuestra casa viniera asociado con una imagen vívida e intensa de nuestra vidas? ¿Si pudiéramos recordar cada día de nuestra vidas?

Afortunadamente sabemos que pasaría porque algunos pocos pacientes padecen de esa capacidad. Utilizo el verbo “padecer” conscientemente. Parker, Cahill y McGaugh (2006) describen un caso extraordinario de una mujer de 41 años, A.J, que podía recordar todos los días de su vida sin esfuerzo y sin utilizar ninguna estrategia de memoria con una extraordinaria exactitud. Por ejemplo, si se le daba una fecha, ella narraba qué hizo ese día y qué día de la semana era. Según A.J “la mayoría de las personas dirían que es un regalo”, sin embargo ella denomina su capacidad como “una carga”, ya que “su vida pasa completa todo los días por su cabeza volviéndola loca”. Los autores denominaron este síndrome como “hipertiméstico”.

Los autores del citado artículo enfrentaron a A.J con una serie de tareas cognitivas y junto con el esperado rendimiento extraordinario en pruebas de memoria autobiográfica, amplitud de dígitos, reconocimiento de palabras, etc., observaron un rendimiento muy por debajo de lo normal en otras pruebas. Las pruebas en las que AJ erraba de forma dramática eran pruebas que exigían planificación, organización, categorización y flexibilidad cognitiva. Es decir, todo aquello que los psicólogos llamamos memoria ejecutiva. A.J. además de un evidente sufrimiento psicológico,  era incapaz de realizar actividades complejas que fueran más allá del recuerdo automático de eventos, palabras o cualquier estímulo.

Existen otras patologías relacionadas con un recuerdo intenso y nítido. En el trastorno por estrés post-traumático los pacientes re-experimentan sensaciones terriblemente reales de forma incontroladas de sucesos dramáticos. Recuerdos que muy a menudo ni siquiera pueden narrar con palabras. De hecho, la primera etapa para que puedan olvidarlos y liberarse de ellos, a veces, es poder contarlos.

Numerosos fenómenos cognitivos demuestran que el olvido es un proceso tan positivo  y tan necesario como el recuerdo para nuestras vidas. Por ejemplo, cuando intentamos aprender una información nueva poniendo en práctica ese aprendizaje incipiente, otras huellas de memoria relacionadas con la información nueva (otros datos relacionados con la información que intentamos recuperar) se inhiben para que no interfieran, de forma que se facilite el aprendizaje de la última información. Es el fenómeno llamado “olvido inducido por la recuperación”. Existen sencillos paradigmas experimentales que replican este fenómeno en un contexto de laboratorio. Sin este efecto sería extremadamente difícil aprender nueva información debido a la interferencia de la antigua.

También sabemos que tal como nos hacemos mayores y envejecemos existe un sesgo hacia el recuerdo de eventos positivos (Sekuler, McLaughlin, Kahana, Wingfield, y Yotsumoto, 2006). Incluso se ha detectado un sesgo atencional hacia estímulos positivos en detrimento de los negativos en pruebas de memoria en personas ancianas. Es decir, el olvido es una herramienta de autorregulación emocional por la cual vamos dando forma a la historia más adaptativa de nuestra vida al final de ésta. Podríamos afirmar entonces que una memoria perfecta nos traerías problemas psicológicos en nuestra vejez.

Las tecnologías influyen en cómo construimos nuestra identidad, cómo entendemos nuestro “yo”. Por eso, desconocemos todavía el efecto que tendrá la posibilidad de recordar casi todo en nuestras vidas (aún en contra de nuestra voluntad). Incluso, que se nos pueda castigar con la imposibilidad del olvido gracias a esa gran memoria universal que se llama internet.

Hanna Arendt, que no era precisamente religiosa, afirmaba que el perdón es necesario para la acción política, para el nacimiento de un nuevo mundo que nos libere de la carga del pasado. Eso no quiere decir que debamos forzar el olvido, ni tan siquiera que el olvido deba ser instantáneo y total. Tampoco que la forma e intensidad del olvido sea necesariamente el mismo para todos. El perdón es una acción libre y reflexionada que requiere una fuerte implicación de la conciencia. Pero, me cuesta imaginar un verdadero perdón que no suponga más tarde o más temprano al menos un ligero desvanecimiento en nuestra memoria de los hechos que nos hicieron sufrir.

tesis II

Olvidar es como un soltar amarras. Un dejar a un lado las pesadas maletas del pasado para poder iniciar nuevos viajes. Olvidar es saber perder. Difícilmente podríamos cambiar nuestra identidad, convertirnos en nuevas personas, si no pudiéramos olvidar y si no pudiéramos evitar que otras personas estuvieran todo el tiempo recordando lo que fuimos.

Referencias

Sekuler, R., McLaughlin, C., Kahana, M., Wingfield, A., y Yotsumoto,Y. (2006). Short-term visual recognition and temporal order memoryare both well-preserved in aging.Psychology and Aging, 21, 632- 637.

Elizabeth S. Parker, Larry Cahill and James L. Mcgaugh.(2006). Case of Unusual Autobiographical Remembering.Neurocase (2006) 12, 35–49

Para citar la entrada:

Saavedra, Javier. (Año, día mes (de la publicación del post)). Elogio del olvido- Arder en Preguntas. Recuperado día mes, año (que accediste a la información) de:https://arderenpreguntas.wordpress.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s