El poder de un dibujo

Hoy he dado por casualidad con un bonito dibujo. Fue un regalo de una persona que vivía en una de las Casas Hogares para personas diagnosticadas con enfermedades mentales en las que trabajé como monitor.

Isabel era historiadora y había trabajado muchos años como profesora en un instituto antes de enfermar. Recuerdo que en las tardes de verano, por naturaleza aburridas, le pedíamos que nos hablara de personajes históricos, Felipe III o del Duque de Lerma.  Ella con un tono maternal, pero erudito, mantenía atentos a usuarios y profesionales mediante anécdotas y episodios históricos. Ella disfrutaba mucho de vernos interesados por sus palabras. Tenía fama de hacer volar ceniceros con facilidad, aunque yo nunca la vi hacer uso de sus habilidades. Isabel fumaba como una descosida y padecía importantes problemas respiratorios. Murió cuando tenía alrededor de 60 años. Un amanecer nos la encontramos muerta en su habitación. Yo trabajaba esa mañana.

El dibujo, dedicado a mí, me ha trasladado a otro momento de mi vida y me ha emocionado al recordarme vívidamente a Isabel. Es un dibujo que me parece misterioso, hermoso, al mismo tiempo intrigante e ingenuo. Un poco como era Isabel.

001

Fue Dostoievski quien en su obra “El Idiota” puso en boca del príncipe Mischkin la conocida frase “La Belleza salvará al mundo”. Bien es cierto que a continuación su alter ego, el ateo Hippolit, le cuestiona sarcásticamente, ¿Qué belleza salvará al mundo?

Al igual que la cuestión formulada por Hippolit, preguntarse por qué es el Arte y qué tipo de Arte nos salvará nos lleva a caminos sin salida y a disquisiciones baldías.  Lo que yo sí puedo decir desde mi experiencia es que mi vida sería más pobre, tendría menos sentido y sería menos saludable sin la experiencia de algo a lo que llamo Arte. Algunos recuerdos que forman parte del núcleo de mi identidad están relacionados con el Arte. Por ejemplo, la primera vez que escuché en el teatro de la Maestranza “Primavera Apalache” de AaronCopland, la “Novena Sinfonía” de Beethoven o “La Pasión según San Mateo” de Bach.  Por poner otro ejemplo, el día que descubrí la obra del video artista Bill Viola en Madrid.

No todas las experiencias artísticas están relacionadas con lo que conocemos como las Bellas Artes clásicas. Algunas experiencias más prosaicas y mundanas, inesperadamente, pueden esconder una gran belleza. Recuerdo mis paseos con una bonita perra de color blanco, Coco, por los campos de Lübeck en el norte de Alemania. Por las tardes me quedaba sólo en la granja donde vivía y siempre dábamos un largo paseo por los bosques y los campos de alrededor. El sentirme tan acompañado por un ser sin lenguaje y en un contexto (físico y cultural) tan distinto al que estoy acostumbrado fue muy transformador y diría que hermoso.

¿Dónde reside el poder transformador de estas experiencias? ¿Cómo podemos utilizar el poder de las prácticas creativas como fuente de salud y de inclusión social? Éstas son algunas de las preguntas de investigación que me ocupan profesionalmente en estos momentos y que trataremos en el “5º Congreso Internacional en Humanidades y Salud” (5th HealthHumanities International Conference) que celebraremos en Sevilla el próximo Septiembre. Expertos, médicos, psicólogos, artistas, historiadores de todos los continentes se reunirán en nuestra Facultad de Psicología para mostrarnos sus investigaciones y propuestas sobre esta cuestión. Como conferenciantes contaremos con especialistas de la Universidad de Harvard, el Imperial Collegey del Institute of Mental Health of Nottingham, entre otras prestigiosas instituciones.

Web del congreso

cartelreducido

No voy hacer “spoiler” (no voy a destripar) la conferencia. Entre otras cosas porque no sé qué pasará, ahí reside el interés de las conferencias. Pero sí voy a ofrecer brevemente, sin la intención de ser exhaustivo, algunas de las razones del poder “sanador” de estas experiencias de carácter artístico o creativo. Voy a señalar sólo cinco  aspectos:

1)      Trascendencia. Como dicen los filósofos vivimos atrapados en nuestras conciencias y limitados por nuestro lenguaje. Difícilmente podemos romper esas barreras para alcanzar una comunicación real con otros seres. Una de las propiedades de la experiencia y la creación artífica es que acaba con los límites de nuestra identidad. Al menos momentáneamente. Descansamos de nosotros mismos. Mediante el arte podemos alcanzar común-unión a través del espacio y el tiempo. Algo así he sentido yo con el dibujo de Isabel. Donde no llega el lenguaje puede llegar el arte. Incluso el Arte que utiliza el lenguaje, supera los límites del mismo transgrediéndolo, como la poesía. No es extraño que los románticos alemanes elevaran la experiencia artística casi a una religión.

2)      El arte también transforma nuestro cuerpo. Nos eriza la piel, nos acelera o enlentece el corazón. Cambia nuestra respiración. Transforma la  concentración de distintas hormonas en nuestro interior. Lo cual es muy importante para entender el efector del estrés en nuestro cuerpo. Además, el arte puede hacer que nos movamos. No sólo la música o la danza, también la pintura nos obliga a utilizar nuestro cuerpo. Según William James, la experiencia estética, como cualquier emoción no es más, ni menos, que el efecto de una serie de estímulos en nuestro cuerpo y la autopercepción de los cambios en éste.

3)      Trabajar la atención. Mediante la práctica o la experiencia artística podemos lograr entrenar muchas funciones cognitivas. Por ejemplo la memoria y la atención. De mis investigaciones se deriva claramente que las personas con trastornos mentales graves mejoran su capacidad de focalizar su atención y logran liberarse de sus pensamientos intrusivos y obsesivos mientras trabajan creativamente. Lo cual, créanme, es muy difícil. En la conferencia que he comentado  podremos disfrutan de muchas comunicaciones relacionadas con el uso de las prácticas creativas en el ámbito del trabajo con las personas con demencias.

4)      Compartir experiencias. El arte es una práctica social y cultural. Aunque lo practiquemos en solitario o intentemos trasgredir ciertas normas, formamos parte de una comunidad y de una tradición. Está muy documentada la capacidad del arte como medio de integración de poblaciones vulnerables. La práctica creativa en común, mejora nuestras capacidades comunicativas, destruye los prejuicios, nos hace más tolerante y mejora nuestras redes sociales.

5)      Dotar de sentido a nuestras vidas. Re-significar nuestras experiencias. Gracias al carácter simbólico del Arte, éste tiene el poder de ayudarnos a explicar nuestras vidas de una forma alternativa. Por ejemplo, al identificarnos con un protagonista de una novela o al descubrimos, no como un ser pasivo, sino como un autor con cosas que decir y mostrar y al cual la gente quiere escuchar en un taller creativo en la casa de la cultura del barrio.

Al encontrarme el dibujo de Isabel casi pude escucharla afirmando:

–          Lo ves. Yo y estos recuerdos, tu historia, explican lo que haces ahora y los retos a los cuales te enfrentas. No desistas. La vida no es sólo explicada por el azar y la probabilidad.

A esto me refiero cuando digo que el Arte puede dotar de sentido a nuestras vidas.

 

Para saber más:

Bungay H, Munn-Giddings C, Boyce M, Wilson C. (2014). The value of the Arts in Therapeutic and Clinical Interventions: A critical review of the literature. AngliaRuskinUniversity.

Crawford P, Lewis L, Brown B, et al. (2013). Creative Practice as Mutual Recovery in Mental Health.Mental HealthReviewJournal, 18(2), 55-64.

Crawford P, Brown B, Baker C, Tischler V, et al. (2015). Health Humanities.PalgraveMcMilliam: New York.

Saavedra, J., Arias, S., De la Cruz, E., Galán, M.L., Galván, B., Murvartian, L., y Vallecillo, N. (2016). La recuperación mutua en personas con trastornos psicológicos o diversidad funcional a través de la práctica creativa. Arte, Individuo y Sociedad, 28(2) 339-354.

Saavedra, J., y Rodríguez, A. (2008). Dimensiones de la educación artística: Experiencias de un taller de pintura popular en un pueblo de Sevilla.Arte, Individuo y Sociedad 2008, vol. 20   43-68.

Para citar la entrada:

Saavedra, Javier. (Año, día mes (de la publicación del post)). El poder de un simple dibujo Recuperado día mes, año (que accediste a la información) de: https://arderenpreguntas.wordpress.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s