Adictos al porno

La Real Academia de la lengua define la pornografía como la “presentación abierta y cruda del sexo que busca producir excitación”. La pornografía implica la ausencia de distancia, la muestra de procesos corporales de carácter íntimo de forma pública. La pornografía desvela nuestros cuerpos, y los cambios en ellos acontecidos durante la práctica del sexo, en primer plano y a un nivel, podríamos decir, casi microscópico. Evidentemente, la producción y comercialización de la pornografía tiene, entre otros, motivos mercantiles. En definitiva, es un gran negocio.
Sigue leyendo

“SYMB”. Síndrome del Hombre y la Mujer Burbuja: Manual diagnóstico

Como algunos de vosotros sabéis estoy viajando frecuentemente a Paris en los últimos meses. La tapadera es un encuentro internacional de expertos en psiquiatría, psicología y medicina forense en la prestigiosa “Escuela Superior de Estudios Sociales”. La verdad es que,  lo confieso porque para dos o tres que leen mi blog no creo que vaya provocar un conflicto internacional, la Organización Mundial de la Salud está celebrando reuniones urgentes ante la epidemia de un síndrome psicopatológico que el Dr. Lindemberg ha denominado el “Síndrome de los hombres burbujas”  (Syndrome of Men-Bubbles) (a partir de ahora me referiré al síndrome por su acrónimo en inglés “SYMB”).
Sigue leyendo

La motivación en el deporte y en la vida: ¿Qué hace que sea eficaz un discurso?

Se puede quitar a un general su ejército,
pero no a un hombre su voluntad

(Confucio)

Hace unos días todos vimos, al menos todos a los que nos gusta el fútbol, la final de la copa de la UEFA (o Europa Ligue como se dice ahora). El Sevilla F.C tras una primera parte claramente inferior al Liverpool, reapareció en la segunda parte convertido en otro equipo. ¿Qué pudo pasar en el vestuario para tal cambio de actitud y energía? Me pregunta un amigo. Que no se preocupe quien no sea aficionado al fútbol. Este artículo no está dedicado al mismo, aunque el deporte, como metáfora de la vida, sí que lo será.
. Sigue leyendo

Voluntad de creer

Unas semanas atrás me encontré con una antigua compañera de facultad. Fue en una librería, nos interrumpimos el paso mientras explorábamos unos estantes, al levantar la mirada nos reconocimos. Siempre me han gustado los tropiezos en las librerías o bibliotecas. Verónica, así se llama, no fue una alumna popular. Sigue leyendo

La historia de María

Todos los hechos narrados son reales. No obstante los nombres propios de personas y lugares han sido cambiados.

Cuando María entró con aire decidido en la sala del Ayuntamiento, donde celebrábamos un taller de control de estrés para cuidadoras, rápidamente llamó mi atención. Primero porque era alrededor de 20 años más joven que la media de las mujeres que participaban en el taller. Y segundo, porque, a pesar de los 45 minutos tarde de su llegada, tras lanzar una lenta mirada general al público con aire escrutador, se sentó en la primera fila con seguridad. María resultaba atractiva. Vestía de forma jovial con blusa y pantalones de colores, que contrastaba con la mayoría de las prendas negras que las mujeres del pueblo de más edad vestían. Yo estimé que debería tener entre 35 y 40 años. No más.
Sigue leyendo

El aburrimiento os hará libres

ernst_ludwig_kirchner_-_artistin_marzella[1]

Probablemente no haya sentimiento más denostado en nuestro mundo que el aburrimiento. Es posible que muchos de nosotros nos sintamos incluso culpables si dejamos pasar algún tiempo sin realizar alguna actividad. Las horas transcurridas acostados en la cama o recostados en la hierba con la mente más o menos en blanco, o al menos sumida en una neblina que tan sólo deje dibujarse algunas ideas, representan en nuestro imaginario una vida fracasada. El aburrimiento está conectado con la improductividad, la cual es uno de los pecados capitales de nuestra sociedad. Yo voy aquí a defender una posición muy distinta e intentaré demostrar que esta imagen negativa del aburrimiento no es más que una visión ideológica sesgada.

Sigue leyendo

Algunas sencillas claves para entender qué pasa con Grecia desde la psicología discursiva y la teoría de juegos

Cuando los psicólogos hablamos de discurso nos referimos, dicho de forma muy sintética, al uso del lenguaje en el contexto. El lenguaje es una herramienta para transmitir información, la clásica función representativa que estudiamos en el colegio o “acto locutivo” que diría Austin (1982) en su obra “Cómo hacer cosas con palabras”. Es decir, qué decimos. Pero también, siguiendo con la clasificación de Austin, es importante cómo lo decimos y la intención del hablante al emitir esa información, “acto ilocutivo”, y, por último, qué consecuencia tiene el uso concreto del lenguaje, el “acto perlocutivo”.

Sigue leyendo

La fe no es solo para personas religiosas: Todo somos creyentes

La Semana Santa es una época muy apropiada para hablar de la Fe. Pero no voy a hablar de la Fe en ningún Dios, sino de una serie de creencias que hacen posible que vivamos en sociedad y que podamos confiar en nuestros semejantes. Estas creencias, en gran parte culturales, y más o menos arraigadas en cualquier persona con un mínimo de salud mental son la piedra angular de nuestra estabilidad psicológica. Pueden variar de una persona a otra, pero en general implican la certeza emocional y cognitiva de que el universo tiene un orden, nuestros semejantes (las personas más próximas con las que vivimos) no nos van a hacer daño y que el mundo es mínimamente predecible de forma que no es gobernado por el azar.

Sigue leyendo

¿Soy tú? La identidad fragmentada de José o por qué todos somos poetas

Uno de los conceptos que seguramente habéis oído de boca de un psicólogo o psicóloga es el de “identidad”. Existen términos semejantes como “Yo” o “Self”. Éstos tienen connotaciones diferentes que provienen de tradiciones teóricas y metodológicas diversas que ahora no nos importan. En resumidas cuentas y definiéndolo de forma rápida podemos decir que la identidad es (la definición es totalmente mía y espontánea):

Sigue leyendo