El valor de la diferencia I. Biodiversidad

 

(Conferencia impartida en Caleruega, Burgos, en el XLV Encuentro de la Familia Dominicana)

Hoy en día la humanidad comparte un mismo espacio simbólico virtual gracias a las tecnologías de la comunicación, internet, y al desarrollo de los medios de transporte. Sin embargo, al mismo tiempo, sigue conservando las características específicas de cada grupo cultural: creencias, valores, significados, etc. Es más, incluso podríamos decir que existe una búsqueda de las identidades primitivas como mecanismo de defensa ante la globalización. Este fenómeno tan complejo supone un gran reto.
Sigue leyendo

Anuncios

El valor de la diferencia II: Diversidad socio-cultural

Tan cierto como que somos seres biológicos es que somos seres culturales. El conflicto entre cultura y biología para comprender la conducta de los seres humanos, lo biológico frente lo sociocultural, es totalmente falso. A mí me gusta decir que somos seres culturales gracias a nuestra configuración biológica y que al mismo tiempo la cultura también modifica nuestra biología. La moderna ciencia de la epigenética nos demuestra que nuestro medio ambiente, en contra de lo que se pensaba, modifica la actividad del ADN. Además, la forma de entender la biología es siempre cultural. La ciencia es parte de la cultura.
Sigue leyendo

Adictos al porno

La Real Academia de la lengua define la pornografía como la “presentación abierta y cruda del sexo que busca producir excitación”. La pornografía implica la ausencia de distancia, la muestra de procesos corporales de carácter íntimo de forma pública. La pornografía desvela nuestros cuerpos, y los cambios en ellos acontecidos durante la práctica del sexo, en primer plano y a un nivel, podríamos decir, casi microscópico. Evidentemente, la producción y comercialización de la pornografía tiene, entre otros, motivos mercantiles. En definitiva, es un gran negocio.
Sigue leyendo

“SYMB”. Síndrome del Hombre y la Mujer Burbuja: Manual diagnóstico

Como algunos de vosotros sabéis estoy viajando frecuentemente a Paris en los últimos meses. La tapadera es un encuentro internacional de expertos en psiquiatría, psicología y medicina forense en la prestigiosa “Escuela Superior de Estudios Sociales”. La verdad es que,  lo confieso porque para dos o tres que leen mi blog no creo que vaya provocar un conflicto internacional, la Organización Mundial de la Salud está celebrando reuniones urgentes ante la epidemia de un síndrome psicopatológico que el Dr. Lindemberg ha denominado el “Síndrome de los hombres burbujas”  (Syndrome of Men-Bubbles) (a partir de ahora me referiré al síndrome por su acrónimo en inglés “SYMB”).
Sigue leyendo

La motivación en el deporte y en la vida: ¿Qué hace que sea eficaz un discurso?

Se puede quitar a un general su ejército,
pero no a un hombre su voluntad

(Confucio)

Hace unos días todos vimos, al menos todos a los que nos gusta el fútbol, la final de la copa de la UEFA (o Europa Ligue como se dice ahora). El Sevilla F.C tras una primera parte claramente inferior al Liverpool, reapareció en la segunda parte convertido en otro equipo. ¿Qué pudo pasar en el vestuario para tal cambio de actitud y energía? Me pregunta un amigo. Que no se preocupe quien no sea aficionado al fútbol. Este artículo no está dedicado al mismo, aunque el deporte, como metáfora de la vida, sí que lo será.
. Sigue leyendo

Voluntad de creer

Unas semanas atrás me encontré con una antigua compañera de facultad. Fue en una librería, nos interrumpimos el paso mientras explorábamos unos estantes, al levantar la mirada nos reconocimos. Siempre me han gustado los tropiezos en las librerías o bibliotecas. Verónica, así se llama, no fue una alumna popular. Sigue leyendo

La historia de María

Todos los hechos narrados son reales. No obstante los nombres propios de personas y lugares han sido cambiados.

Cuando María entró con aire decidido en la sala del Ayuntamiento, donde celebrábamos un taller de control de estrés para cuidadoras, rápidamente llamó mi atención. Primero porque era alrededor de 20 años más joven que la media de las mujeres que participaban en el taller. Y segundo, porque, a pesar de los 45 minutos tarde de su llegada, tras lanzar una lenta mirada general al público con aire escrutador, se sentó en la primera fila con seguridad. María resultaba atractiva. Vestía de forma jovial con blusa y pantalones de colores, que contrastaba con la mayoría de las prendas negras que las mujeres del pueblo de más edad vestían. Yo estimé que debería tener entre 35 y 40 años. No más.
Sigue leyendo