Adictos al porno

La Real Academia de la lengua define la pornografía como la “presentación abierta y cruda del sexo que busca producir excitación”. La pornografía implica la ausencia de distancia, la muestra de procesos corporales de carácter íntimo de forma pública. La pornografía desvela nuestros cuerpos, y los cambios en ellos acontecidos durante la práctica del sexo, en primer plano y a un nivel, podríamos decir, casi microscópico. Evidentemente, la producción y comercialización de la pornografía tiene, entre otros, motivos mercantiles. En definitiva, es un gran negocio.
Sigue leyendo

“SYMB”. Síndrome del Hombre y la Mujer Burbuja: Manual diagnóstico

Como algunos de vosotros sabéis estoy viajando frecuentemente a Paris en los últimos meses. La tapadera es un encuentro internacional de expertos en psiquiatría, psicología y medicina forense en la prestigiosa “Escuela Superior de Estudios Sociales”. La verdad es que,  lo confieso porque para dos o tres que leen mi blog no creo que vaya provocar un conflicto internacional, la Organización Mundial de la Salud está celebrando reuniones urgentes ante la epidemia de un síndrome psicopatológico que el Dr. Lindemberg ha denominado el “Síndrome de los hombres burbujas”  (Syndrome of Men-Bubbles) (a partir de ahora me referiré al síndrome por su acrónimo en inglés “SYMB”).
Sigue leyendo

Los cruzados arrojaban cabezas dentro de las ciudades, hoy las catapultas no son necesarias (primera parte)

Cuentan las crónicas que los cruzados dirigidos por Godofredo de Bouillon en el asedio de Jerusalén catapultaron cabezas de musulmanes capturados dentro de la ciudad para aterrorizar y debilitar la moral de los defensores. Hoy en día se siguen catapultando cabezas, sólo que no son necesarias catapultas. Hay métodos muchos más eficaces para extender el terror: Youtube y la falta de auto-control de los mass media. Los yihadistas lo saben y son expertos.
Sigue leyendo

La salud mental nos incumbe a todos: 10 de octubre, día de la salud mental

El que sea necesario un día para llamar la atención a nivel internacional sobre alguna cuestión es una señal de que algo no va bien. En un principio puede parecer que este día está creado sólo para reivindicar los derechos de las personas que sufren algún trastorno mental. Siendo cierto, cometeríamos un error si pensáramos que estamos exentos de padecer algún problema psicológico.
Sigue leyendo

Los zombis y otros mitos apocalípticos: El fin del mundo está cerca

Cada vez que veo en algún medio de comunicación, y desgraciadamente es muy frecuente, imágenes de grupos de inmigrantes desesperados y exhaustos intentando evadir una valla, un muro o escurrirse bajo una alambrada, indiferentes al dolor, que sin lugar a dudas cuchillas y alambres les deben causar, pisándose unos a otros e imparables a pesar de las fuerzas de seguridad y el ejército, me acuerdo de la figura del zombi.

Sigue leyendo

El aburrimiento os hará libres

ernst_ludwig_kirchner_-_artistin_marzella[1]

Probablemente no haya sentimiento más denostado en nuestro mundo que el aburrimiento. Es posible que muchos de nosotros nos sintamos incluso culpables si dejamos pasar algún tiempo sin realizar alguna actividad. Las horas transcurridas acostados en la cama o recostados en la hierba con la mente más o menos en blanco, o al menos sumida en una neblina que tan sólo deje dibujarse algunas ideas, representan en nuestro imaginario una vida fracasada. El aburrimiento está conectado con la improductividad, la cual es uno de los pecados capitales de nuestra sociedad. Yo voy aquí a defender una posición muy distinta e intentaré demostrar que esta imagen negativa del aburrimiento no es más que una visión ideológica sesgada.

Sigue leyendo

Algunas sencillas claves para entender qué pasa con Grecia desde la psicología discursiva y la teoría de juegos

Cuando los psicólogos hablamos de discurso nos referimos, dicho de forma muy sintética, al uso del lenguaje en el contexto. El lenguaje es una herramienta para transmitir información, la clásica función representativa que estudiamos en el colegio o “acto locutivo” que diría Austin (1982) en su obra “Cómo hacer cosas con palabras”. Es decir, qué decimos. Pero también, siguiendo con la clasificación de Austin, es importante cómo lo decimos y la intención del hablante al emitir esa información, “acto ilocutivo”, y, por último, qué consecuencia tiene el uso concreto del lenguaje, el “acto perlocutivo”.

Sigue leyendo