La Sagrada Familia es disfuncional

Sí, la Sagrada Familia no es como las nuestras. La Sagrada Familia es rarita, disfuncional. Nos hemos habituado tanto a la historia, simplificada en cientos de villancicos, películas y representada en belenes, que no somos capaces de situarla en el contexto histórico adecuado. Imaginad por un momento a una adolescente de unos 14 años en el Nazareth del siglo I a.c que se encuentra prometida con un carpintero, sin lugar a dudas un buen matrimonio para la época,y que queda embarazada. ¡Y no de su prometido!, lo cual ya sería problemático antes de la boda, ¡sino del Espíritu de Dios! Además la chiquilla afirma que un ángel le ha anunciado el acontecimiento. Porque no existía en la época el haloperidol, de lo contrario habría sido medicada de inmediato además de repudiada por su prometido, como permitía la ley judaica y era habitual en aquellos momentos. Habría que ver la cara de los padres de María, Ana y Joaquín y de José, el prometido, ante la noticia y la confirmación de ésta con el paso de los meses. Se las prometían muy felices. ¡Qué gran escándalo en Nazareth! ¡No se sabe que es peor, ser una desvergonzada o una loca! ¡O las dos cosas! ¡Vaya con la niña! Menos mal que, según Mateo, Dios se le aparece a José en sueños cuando ya había decidido repudiar a María advirtiéndole de sus designios.
«José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.»
También su prima Isabel, que se encontrará con María posteriormente, recibe la visita del Ángel Gabriel anunciándole que está encinta a pesar de su edad. ¡Vaya Familia!¡Venga¡ ¡haloperidol para todos! ¡Viva la locura colectiva!
No es extraño que Lucas y Mateos describan una sucesión de vicisitudes y peligros en los primeros años de la Sagrada Familia. ¿Quién iba a creer en ellos?¿Qué hubieran hecho ustedes? ¿Y si son unos refugiados terroristas? Indiferencia de los semejantes (no encuentran posada), el ejercito los persigue (el edicto de Herodes), huida a Egipto… En fin, es que era una familia rarita, disfuncional. A ver, ¿por qué no nació Dios en una familia bien de verdad, normalita, y bien relacionada en el Templo? Y nos ahorramos estos problemas.
En fin, perdonen la irreverencia. Si no son ustedes creyentes, ésta será al menos una gran historia. Uno de los mayores hitos de la literatura universal. Y también, sean creyentes o no, lo que esta historia demuestra es que el Amor, los cuidados de los unos por los otros, no sabe de normas, reglas, leyes, categorías, naturaleza, tradiciones, ni de razones ni de religiones. Que la Palabra está por encima de la Ley. Que el Amor es incompatible con el Poder, que gobierna este mundo. San Agustín lo dejó claro: La única medida del Amor es el Amor sin medida. El Amor rebasa todas las categorías sociales. Precisamente esto es lo que difícilmente podían entender los filósofos griegos del cristianismo y difícilmente entendemos ahora. Tertuliano, un poco para reírse de éstos filósofos, afirmó, “Creo porque es absurdo”.

La Navidad no es solo alegría, sobre todo la alegría y felicidad enlatada que nos meten por los ojos. La Navidad es ruptura, una nueva historia, miedo y esperanza, vulnerabilidad, ternura, y luz, una luz muy diferente a la de nuestros adornos.
¡Feliz Navidad!

Anuncios